¿Cómo el calor afecta a tu piel?

El verano trae consigo días soleados, pero también puede afectar nuestra piel de diversas formas. El aumento de la temperatura puede desencadenar una serie de reacciones en nuestra piel, desde sensibilidad hasta deshidratación. Aquí te explicamos cómo el calor puede impactar en tu cutis y qué medidas puedes tomar para protegerlo:

  1. Mayor Sensibilidad: Con el calor, nuestra piel tiende a volverse más sensible. Esto se debe a que los vasos sanguíneos se dilatan para liberar calor, lo que puede hacer que la piel se enrojezca y se irrite con mayor facilidad. Para evitar esto, opta por productos suaves y sin fragancias y protégete del sol con un buen protector solar.
  2. Aumento de la Producción de Grasa: El calor puede estimular las glándulas sebáceas a producir más grasa, lo que puede provocar un aumento en la aparición de brillos y granitos. Para mantener a raya el exceso de grasa, utiliza productos que regulen la producción de sebo y mantén tu piel limpia y libre de impurezas.
  3. Deshidratación: El calor y la exposición al sol pueden provocar deshidratación en la piel, especialmente si no bebemos suficiente agua. Esto puede llevar a una piel seca, áspera y desvitalizada. Asegúrate de mantener tu piel bien hidratada aplicando regularmente cremas hidratantes y bebiendo abundante agua durante todo el día.
broken image
broken image
broken image
broken image